El domingo pasado tuvimos la fortuna de volver a ver el fervor que se le tiene a la Virgen de los Desamparados. Esta vez, luego de tres años, volvió a su Santuario y con una romería de gente que la siguió, le bailó y le rezó.
Una tremenda fiesta de la Patrona del Refugio en La Calera.
Gracias a todos quienes nos acompañaron ese día.